fbpx

Esta es la historia y el testimonio de nuestro paciente, Peter. 

Peter acaba de cumplir 50 años. Sus dientes siempre habían sido un problema para él. A esto no ayudaba el hecho de que simplemente no podía recordar la última vez que tuvo una experiencia «agradable» con un dentista. 

Por supuesto, Peter había tenido empastes a lo largo de los años, varias endodoncias e incluso varias extracciones. En última instancia, el deterioro de su salud dental (enfermedad periodontal y cuatro dientes rotos) había empezado a provocarle dolores de cabeza y dolor al comer.

Se reunió y «entrevistó» a tres dentistas, que coincidieron en que el camino a seguir era caro, complicado y que implicaba implantes de unitarios. Ninguno de los tres dentistas con los que habló le dio confianza, por lo que pasó otro año sin que Peter encontrase una solución debido a la incertidumbre y a toda la situación con el Covid19.

Peter nos escribió esta carta, con la intención de que la compartamos, para que otras personas como él la vean y den un paso adelante para cambiar sus vidas para siempre. Esta es su historia.

«A principios de 2021 concerté una cita con el doctor Crooke«. Comenzó a relatar.

«Habiendo vivido en la Costa del Sol durante cerca de treinta años, el nombre Crooke me echó inconscientemente para atrás durante un tiempo (Crooked significa torcido en inglés). Sin embargo, tras leer varios testimonios y detalles en Internet sobre la cirugía que ofrecían, finalmente me decidí e hice una llamada.

Desde el examen inicial (totalmente gratuito) hasta el procedimiento final, todo el equipo de su clínica ha sido excepcionalmente profesional, cortés y concienzudo. Virginia fue mi punto de contacto y se desvivió por asegurarse de que las cosas se explicaran, antes, durante y después, hasta el punto de comprobar cómo estaba el día después de la cirugía.

Necesité un raspado de raíz como primer procedimiento, lo cual temía. El último que me hicieron me dejó con analgésicos durante MESES. Las jóvenes auxiliares de Crooke que me hicieron el raspado en dos días distintos fueron excelentes. Mi fe en la industria dental estaba siendo restaurada lentamente.

El doctor Félix, muy profesional, se tomó el tiempo para responder a mis muchas preguntas. Su asistente Enric también fue muy paciente conmigo.

Eduardo, e dentista jefe y director de la clínica, vino y realizó la cirugía de implantes. Como era de esperar a estas alturas, fue profesional, considerado y rápido: Extracción de 7 dientes y colocación de 4 implantes. Inmediatamente después de la cirugía tuve la sensación de que los nuevos implantes se juntaban al cerrar la boca (esto es sólo una sensación ilusoria de que tus dientes restantes se «mueven».

Empecé la cirugía alrededor de las 12:15 y duró alrededor de 1 hora y media. A las 20:30 del mismo día pude sentir la tensión de las encías donde estaban los puntos de sutura. En realidad, todavía no sentía dolor, sólo una sensación rara en la mandíbula. A las 21:30 me tomé un ibuprofeno de 400 mg.

Me desperté temprano (4:30), desayuné y me enjuagué la boca para mantenerla limpia.

Durante la semana siguiente, las encías siguieron curándose sin problemas. La mandíbula inferior izquierda seguía limpia, mientras que la inferior derecha mostraba una pequeña sustancia blanca en la parte superior de la encía que seguía limpiando. Aparte de una ligera sensibilidad en las encías, todo lo demás seguía siendo muy cómodo. Uno o dos de los puntos/hilos se desprendieron, pero como no había sangrado ni signos de problema, no me puse en contacto con el dentista.

Máquinas de la clínica
Paciente bien tras visita al dentista

El momento de colocación de implantes

Empecé a tomar amoxicilina 2 días antes de la operación y continué durante 5 días después. Aparte de los 400 mg de ibuprofeno mencionados anteriormente, no tomé ningún otro medicamento. Opté por permanecer con alimentos blandos durante todo el tiempo anterior a la retirada de los puntos.

Ya era hora de quitarme los puntos y comprobar los implantes, o eso creí. Recibí un mensaje para cambiar la hora de mi cita para que pudieran hacer los dientes temporales del maxilar superior. Este último comentario no se registró en mi cerebro ya que estaba ocupado en el trabajo.

Llegué y me dijeron que me iban a hacer las coronas temporales en el maxilar superior. En este momento me di cuenta de que no iba a ser una visita rápida de entrada y salida. Félix y su ayudante me pusieron 15 coronas. Esto tomó muchas inyecciones para adormecer el área y luego varias más ya que todavía podía sentir el frío. El tallado no es doloroso y después de un tiempo te acostumbras al olor y al sonido. Al cabo de 2 horas, todos los provisionales estaban colocados.

Los dientes se sentían enormes al principio, probablemente porque los labios y las encías aún estaban adormecidos. La pasta de cemento se queda un poco en el paladar, pero me estoy acostumbrando rápidamente. Hay una sensación de que los dientes se van a mover, pero parecen estar bien fijados. No hay dolor en los dos caninos que eran candidatos a la endodoncia. Hasta aquí todo bien.

Una nueva semana y otras 8 coronas provisionales. Le expliqué que el molar trasero izquierdo estaba un poco sensible y Félix se hizo cargo de ello. Al cabo de una hora los provisionales estaban colocados y yo estaba listo para salir por la puerta.

Me ofrecieron más gel para las encías, y lo tomé. En casa me tomé 500 mg de paracetamol y 400 mg de ibuprofeno, como había hecho anteriormente. Dormí un par de horas y luego me tomé un plato de sopa.

Paciente sonriendo tras un tratamiento en crooke clinics

A la mañana siguiente, el dolor o la irritación eran mínimos y el problema del diente del maxilar superior se había solucionado; ya no había dolor.

A la semana siguiente, ya estaba listo para quitarme los provisionales y colocar los definitivos, sin poner siquiera anestesia.

Llegamos a tiempo y estábamos de buen humor ya que esto estaba programado para ser una visita rápida de entrada y salida de alrededor de una hora. Félix y Enric nos explicaron que me quitarían las coronas temporales, harían la prueba de sensibilidad y luego volverían a colocar las coronas definitivas. La prueba de sensibilidad terminó en cuestión de segundos y se pasó a la arcada superior.

Me hicieron la prueba de sensibilidad en el maxilar superior y me diagnosticaron la necesidad de 3 o 4 endodoncias. ¡Qué alegría! 

Esto se ha programado para la semana siguiente, ya que no estaba preparado para dos visitas en una semana.

Los temporales superiores fueron cortados en 3 secciones antes de ser reemplazados. Esto se hizo para que las endodoncias se pudieran hacer por secciones sin tener que quitar todo el arco.

Una de las cosas que más sufrí -aunque sufrimiento es un poco exagerado por mi parte- fue los días siguientes en los que me dolía la boca por estar abierta durante largos periodos de tiempo, y los puntos de inyección que me dolían durante unos días. De ahí la decisión de aplazar una semana más las mencionadas endodoncias.

En un intento de explicar mi nerviosismo ante las visitas al dentista, le envié a Virginia un clip de YouTube de Dustin Hoffman y Laurence Olivier en la película Marathon Man para que se lo enseñara a Félix. Ésta peli resumía mis sentimientos generales antes de visitar al dentista. La anticipación es a menudo peor que el tratamiento. Por desgracia, parte del tratamiento está a la altura de la anticipación.

Entiendo que a veces hay que pasar por ciertos procedimientos para mejorar las cosas para el futuro. Eso no significa que tenga que disfrutar de ellos. Aun así, todo mereció la pena.

Paciente sonriendo tras completar su tratamiento en nuestra clínica dental
Peter y su mujer en clínica dental Crooke

El fin del tratamiento

Llegó el mes de abril y con él, el momento de colocar las coronas definitivas en el maxilar inferior.

Las coronas definitivas se han colocado y tienen un aspecto estupendo. El único problema es que las coronas provisionales en el maxilar superior parecen completamente desajustadas. Esto se debe en parte a que no me di cuenta de lo poroso que es el material y de que la cúrcuma realmente las mancha… para siempre.

La primera semana de mayo me quitarán los provisionales superiores y revisarán los implantes. Durante las semanas anteriores a esta visita el movimiento de las coronas temporales superiores fue empeorando poco a poco. El último fin de semana se empezaron a romper partes del pegamento, lo que permitió que entrara aire y líquido por debajo de las coronas.

El escaneo para las coronas definitivas se hizo, pero no antes de que Félix tuviera que hacer un poco de investigación. Mis implantes habían quedado cubiertos por mis encías y había que cortarlos. Esto nos sorprendió a todos y me dejó con varios puntos de sutura y la mandíbula hinchada durante unos días. Esto es un poco doloroso pero no es lo que yo llamaría doloroso.

La buena noticia es que el implante se ha adaptado bien a la mandíbula e incluso hicimos una prueba con las clavijas del implante para asegurarnos de que todo estaba bien.

Por fin llegó el 13 de mayo.
Era el momento de quitar las coronas provisionales por última vez y colocar las coronas definitivas. Enrique estaba de buen humor y después de una breve explicación del procedimiento sacó los provisionales.

Félix entró y me preguntó si quería una o dos inyecciones para adormecer las molestias. Acordamos que lo intentaríamos sin ellas, y que yo pediría alguna si era necesario. Comenzó la preparación final y la limpieza de los dientes restantes y, aparte de algunos momentos «incómodos», trabajamos rápidamente y no se requirieron inyecciones.

En menos de una hora, mis nuevos y brillantes dientes habían sido colocados, rectificados en un par de secciones para un mejor ajuste y estaba lista para mirarme en el espejo. Los dientes terminados se ven muy bien y tanto Félix como Enric estaban muy contentos con su aspecto.

Personalmente, había olvidado cómo sonreír de forma natural y estaba principalmente feliz de que todo el procedimiento finalmente había terminado.

Enrique tomó algunas fotografías que sin duda veremos junto a las fotos originales tomadas antes de comenzar el tratamiento en mi próxima revisión dentro de 10 días. Virginia llegó con mi esposa Sharon, y ambos dijeron lo bien que se veían los dientes, lo cual fue genial escuchar.

Yo recomendaría esperar al menos 24 horas antes de morder algo denso, porque sentir la presión en los dientes nuevos no es agradable. 

Así que aquí estamos, unos días después de que se hayan colocado los dientes definitivos, y mi boca está comenzando por fin a funcionar como debería. Debido al número de dientes en mi boca, mi mandíbula ha tenido que «reaprender» a masticar.

Un efecto secundario interesante de todo este procedimiento ha sido que desde que mi sobre mordida se incrementó ligeramente, y mi mandíbula inferior también se ha movido hacia adelante un poco. Esto ha hecho que mi «papada» desaparezca ligeramente, debido a la nueva alineación.

Peter feliz con su tratamiento

En general, la experiencia con el Dr. Crooke y el equipo de la clínica fue algo inolvidable.
Los recomendaré a todo el mundo que tenga problemas o esté infeliz con su dentadura.
Definitivamente ha cambiado mi vida.

Whatsapp